Piernas y Pelvis

Por Amaya / hace 1 year / 1 Comentario ».

LA PELVIS es una estructura con forma de palangana que comprende dos grupos de huesos dispuestos simétricamente que se fusionan después del nacimiento. Su papel principal consiste en articular los huesos de los muslos y proporcionar una sujeción a los músculos de la columna y las piernas, por lo que es fundamental para la locomoción en posición erecta. La pelvis se asocia popularmente con el nacimiento, ya que se cree que la pelvis femenina es más ancha que la del hombre para sobrellevar la maternidad. En realidad, es la profundidad de la pelvis, desde delante hacia atrás, lo que tiene vital importancia, y el cuerpo puede realizar ciertos ajustes mientras se produce el nacimiento.

piernas_y_pelvis piernas y pelvis

SOLEMOS CONSIDERAR la pelvis como un conjunto de huesos perfectamente adaptados para sentarnos en una silla, pero en muchas culturas -y en la infancia, las personas siguen su instinto natural que les hace ponerse en cuchillas. Este instinto tiene su lógica, ya que forzar la pelvis para sentarse supone presionar sobre el extremo de la columna vertebral, denominado cóccix, y alterar las curvas de la columna situadas más arriba. Tal vez no sea una mera coincidencia el hecho de que los problemas de espalda, los trastornos menstruales y abdominales, y la degeneración de las piernas sean menos frecuentes en las culturas en las cuales los adultos se sientan en cuclillas. Se han producido muchos intentos de crear una silla más benigna para la pelvis y que se adapte a nuestra forma de sentarnos, pero sin éxito, pues la silla perfecta no tendría asiento.

CRUCE DE PIERNAS

El cuerpo acepta la forma convencional de sentarse durante períodos cortos, pero al final comienza a protestar. Es curioso que la respuesta más común a esta sensación de incomodidad sea adoptar una postura más extraña aún. Cruzar las piernas es la mejor forma de empeorar la incomodidad que se produce cuando estamos mucho rato sentados. Cuando la pérdida de sensación acaba produciendo un dolor más fuerte, mucha gente cruza las piernas de la forma contraria. Y cuando esto también les produce dolor, se esfuerza por levantarse, mientras se quejan de sus piernas.

El dolor que padecen las piernas al cruzarse es una indicación consciente y urgente de que se están produciendo fuertes tensiones en el cuerpo. Cruzar las piernas inclina y retuerce la pelvis, completando así el desplome parcial de la postura abdominal causado por el contacto del cuerpo con el respaldo de la silla. En nuestro interior, se comprime la respiración y se congestiona el abdomen. El empuje sobre el extremo de la columna tiene que compensarse con un aumento de la tensión en el cuello para que la cabeza mantenga una posición equilibrada. Trate de evitarlo.

cruce de piernas

Un Comentario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *